YO CONTRA EL MUNDO

Opniones Diversas

 

Bruno Cardeñosa ( Investigador, Escritor y Periodista )

EL ESCÁNDALO DE LA SENTENCIA SOBRE BÉLMEZ

....En 1998, un juez de Lleida exculpó a un violador porque la víctima solía llevar minifalda, lo cual fue considerado por el magistrado como una provocación que excusaba el delito. Poco después, en Barcelona, otro juez rebajó la pena a dos policías que habían violado a una niña de 13 años porque la pequeña no era virgen. Salvando las distancias y la gravedad del delito, desde luego distancias muy amplias, el pasado 11 de septiembre de 2006 una jueza de Valencia ejecutaba una sentencia similar al encontrar justificación a un hecho penado por Ley.

Insultar es legal

.....Y es que según las palabras de la magistrado, se interpreta que es lícito insultar, vejar, menospreciar, acusar de delitos y maltratar verbalmente a una persona si ésta se expresa sobre un asunto polémico, en este caso sobre las caras de Bélmez. Se trata de una de las decisiones más graves de la historia judicial reciente, ya que justifica insultar y acusar de delitos a cualquier persona que aborde un tema polémico aunque no se disponga de pruebas. Lógicamente, el Tribunal Supremo resolverá el entuerto, pues de no hacerlo legalizará el insulto y, evidentemente, los jueces de la más alta instancia judicial no se dejarán llevar por las múltiples coacciones que ha habido en este caso.
En esta ocasión, el asunto sobre el que circulaban los hechos radicaba en Bélmez de la Moraleda (Jaén), en una de cuyas viviendas aparecieron hace más de tres décadas unas extrañas "manchas" en paredes y suelos. Periodistas y expertos de medio mundo pasaron por aquella vivienda para observar y analizar el fenómeno, ya que las "manchas" parecían perfectos rostros humanos. Los análisis descartaron de forma rotunda que se tratara de un fraude e incluso un notario impuso un precinto en la vivienda para conocer si, en ausencia de personas, el fenómeno seguía produciéndose. Y así fue. Llegaron a aparecer decenas de rostros. Pero con la muerte de la dueña de la vivienda en 2004, algunos estudiosos llegaron a pensar que el fenómeno desaparecería. No fue así. Es más, en la vivienda en la cual nació aquella mujer ­María Gómez Cámara­ empezaron a surgir nuevos rostros que, aunque menos aparentes que los anteriores, resucitaron la polémica.
Sin embargo, el 30 de noviembre de 2004, el diario "El Mundo" publica una noticia reveladora: "El ayuntamiento y un grupo de cazafantasmas falsificaron las caras de Bélmez para promocionar el turismo". La información firmada por Javier Cavanilles no contenía ninguna prueba, circunstancia que por su gravedad impulsó al presidente de ese grupo de "cazafantasmas" a interponer una demanda. Se trataba de Pedro Amorós, presidente del SEIP (Sociedad Española de Investigaciones Parapsicológicas), en quien se personalizaban esas acusaciones de fraude, formuladas con tanta rotundidad como carentes de evidencias por parte de Cavanilles.


.....Dicha demanda fue presentada en el Juzgado de Primera Instancia de San Vicente del Raspeig (Valencia) el 4 de febrero de 2005. Varios meses después, los demandados y el grupo que le apoyaba (Círculo Escéptico y Sociedad para el Pensamiento Crítico, conocidos ambos como ARP, Alternativa Racional a las Pseudociencias), seguía negando la existencia de la demanda por "intromisión ilegítima en el derecho del Honor, Intimidad y Propia Imagen", si bien, y tras numerosos retrasos, se celebró juicio el 2 de junio de 2006. Durante la vista, que apenas duró unas horas, el acusado admitió haber empleado adjetivos y calificativos insultantes contra Pedro Amorós. No obstante, se le acusó de estafador, falsificador, cazafantasmas, engañabobos y similares expresiones. Del mismo modo, los diferentes testigos y pruebas aportadas demostraron que, en ningún caso, el demandante había participado en una hipotética falsificación de las caras que, por otra parte, ninguno de los contrincantes probó en sentido alguno. Así las cosas, el juicio quedó visto para sentencia. Pero la jueza no debió asistir, o al menos, eso parece leyendo la sentencia.

Un caso con prejuicio en toda regla

.....Existía un antecedente para intuir el resultado de la sentencia. Antecedente que, dicho sea de paso, constituía una grave amenaza para el sistema legal español. Y es que el demandante solicitó medidas cautelares para que mientras se producía el proceso no siguieran publicándose los calificativos que originaban la demanda. Tal cosa no se repitió por parte del demandado, aunque sí lo hicieron una legión de acólitos. Sin embargo, con más de un año de retraso llegó resolución a las medidas cautelares ­¡un año de retraso!­ y ésta fue en sentido negativo. Pero el pliego de dichas medidas cautelares señalaba que el demandado no había incurrido en ningún tipo de falta y que, como el demandante no tenía razón, no podía concederlas. Tal hecho ­y no hace falta ser docto en leyes­ constituía un prejuicio firmado por el mismo juzgado que debía efectuar el juicio, ¡asombroso!
Con criterio, y ante la inminencia de la vista oral, el demandado no solicitó la anulación de todo el proceso, pero desde el punto de vista de la lógica, el proceso quedó invalidado en ese preciso instante. Prejuzgar no es una buena conducta, pero cuando quien prejuzga es el juez que después debe juzgar la cosa alcanza cotas entre delirantes y atemorizantes sobre la indefensión de los ciudadanos. Además, existían otros elementos importantes, y es que trincheras próximas al demandado habían dado a conocer, en un ejercicio de ética dudosa, documentos judiciales relativos al caso que tenían por objeto hacer mella en la futura decisión de la juez. Crear un juicio paralelo en donde se expresaba de forma nítida cómo iban a ser los ataques que recibiría quien se atreviera a sentenciar o tan siquiera opinar a favor del demandado Y aunque elementos del propio Juzgado número 3 de San Vicente hicieron notar el malestar que estaba causando la situación por parte del entorno del acusado, a nadie escapa que esa presión provenía de un periodista alistado en un medio de comunicación muy próximo al poder en la Comunidad de Valencia y con extraordinaria tendencia a ejercer influencia en las directrices políticas. ¿Estaba viciando aquello la decisión de la juez? A tenor del resultado final, la respuesta parece clara.

Confusión sobre la demanda

....La jueza del caso elaboró su sentencia antes de marcharse de vacaciones en agosto de 2006. Sin embargo, decidió no comunicarla hasta su retorno. En dicha sentencia, de cinco folios, apenas dedica un párrafo al objeto de la demanda. El resto del escrito, al margen de los farragosos elementos jurídicos, lo dedica a la exposición de hechos que no formaban parte del juicio ni del objeto de la demanda, el cual tampoco queda bien especificado en la sentencia. Por ejemplo, consideraba que el periodista difamador no incurría en nada inveraz al señalar que el SEIP no existía legalmente. De hecho, estaba registrado con otro nombre muy similar, aunque en sus estatutos se establecía en el registro que utilizará el nombre de SEIP. Sin embargo, la demanda no la presentaba el SEIP, sino Pedro Amorós. En términos comparativos es como condenar a alguien por asesinato porque aunque se ha demostrado que no asesinó, pero sí conoció a una persona que una vez cometió un robo. Por desgracia, no es una exageración. Ha sido la Justicia quien ha determinado algo así. Y es que ese asunto en el que se fundamenta la jueza no tiene nada que ver con el objeto de la demanda.


.....Respecto al objeto de la demanda, la jueza del caso determina que las caras de Bélmez son un asunto sobre el cual "hay opiniones enfrentadas" aunque admite que no es objeto de ella "pronunciarse sobre la realidad o no del fenómeno" (¡faltaría más!). Así, por tanto, establece que "es fácil extraer las conclusiones que efectuó el periodista" ya que es un tema en el que además "la sociedad es vulnerable y suceptible de ser engañada". Es decir, la jueza reconoce que es un tema polémico, considera que no está cerrado y que, por dicha razón, en consecuencia, según se deduce de su texto, es lícito insultar y acusar de fraude al demandante, si bien la jueza contradice al periodista al no calificar como insultos los proferidos en el periódico citado, pese a que dicha persona reconoció haberlos efectuado durante su declaración. Además, en la sentencia establece la jueza que hubo cierta ironía por parte del periodista al acusar de falsificador y estafador, pero este valoración se trata únicamente de una argucia para intentar "colar" como opiniones los insultos. En ello se basa para no entrar a sopesar la inexistencia de ninguna prueba que sostenga las afirmaciones de Cavanilles. Ni un solo documento, ni un testimonio, ni un descubrimientoŠ Nada de nada. La jueza lo admite, pues considera que fueron "fueron ideas o pensamientos" (pese a que llamó al demandante estafador, falsificador, farsanteŠ), lo que por tanto no es punible porque a entender de la jueza esa libertad de expresión incluye proferir esos calificativos en circunstancias concretas, como puede ser el caso de Bélmez.

Caso abierto: el derecho al honor está en juego

.....La lectura es fácil. Si la sentencia de la jueza fuera firme ­afortunadamente no lo es­ quedaría legitimado todo tipo de insultos y calificativos hacia algo o alguien, siempre y cuando el tema sea polémico y no esté clarificado, ya que se trata "de acontecimientos en absoluto resueltos". Es decir, yo puedo llamar a "X" asesino, estafador, criminal o ladrón siempre y cuando el tema en litigio sea polémico; por mucho que no ofrezca pruebas, puedo hacerlo. Así de sencillo. Palabras como estafador o falsificador pasan a ser sólo opiniones si el objetivo de esos insultos es una persona que aborda un tema polémico. Afortunadamente, queda el Tribunal Supremo para el recurso aunque, antes, el escrito, ya preparado por los defensores de Pedro Amorós, deberá volver a la misma jueza, que tendrá que consolidar o no sus primeras apreciaciones. Sin embargo, desde el punto de vista actual, la sentencia es casi un regalo para los defensores de Pedro Amorós ­podría pensarme incluso, en descarga de la jueza, que por temor a la relevancia pública de su sentencia y en previsión de críticas en los medios de comunicación ha decidido lavarse las manos con una sentencia salomónica que facilitara el recurso de los abogados, para que, intencionadamente por parte, de ella otra instancia más impersonal dejara las cosas en su sitio­ que ahora tiene en sus manos todos los argumentos para que se sentencie a su favor. No hacerlo estaría al margen de los valores democráticos.
No olvidemos que hasta la propia sentencia da la pista a los abogados de cómo tienen que actuar, pues recuerda el contenido del artículo 7.7 de la Leo Orgánica 1/82 en donde se califica como atentado contra el honor "la divulgación de expresiones o hechos concernientes a una persona cuando difame o la haga desmerecer de consideración ajena" o "la imputación de hechos y manifestaciones a través de acciones o expresiones que de cualquier modo lesionen la dignidad de otra persona". También la propia jueza recuerda que tiene rango constitucional "no ser escarniado o humillado ante si mismo o ante los demás". Ciertamente, si la jueza dice eso está dando la razón a Pedro Amorós, pero ha decidido no mojarse para evitar los problemas de opinión pública que le podrían generar el acusado y sus seguidores, que durante todo el proceso han efectuado intervenciones que harían pensar en las posibles calificaciones posteriores en caso de sentenciar a favor de Amorós. Y es que los jueces también son humanos.


.....Gracias al texto de esta sentencia, pese a todo, la victoria de Pedro Amorós está mucho más cerca. La moral ya la tiene. La legal, si hay cordura, en breve. Los mismos acusados son conscientes de ello. Por error, o con intención, el contenido de la exposición de la jueza ha sido un paso adelante. Y no poco está en juego. Como muchos investigadores y divulgadores de lo paranormal, el acusado sufre de forma permanente un acoso inmoral por parte de los grupos autodenominados "escépticos" (Evidentemente, no son escépticos, pero se califican como tal, únicamente se trata de bandas organizadas). Dicho acoso se convierte en insultos, amenazas, extorsiones, difamaciones, agresiones verbales, violencia expresivaŠ Una situación que se ha tornado en angustiosa y que el proceso iniciado por Pedro Amorós ­entre otros, defendido en ello por servidor y tristemente no siempre comprendido incluso por quienes son víctima de esos insultos de forma permanente, supongo que en parte tienen miedo, lo que es comprensible­ va a servir como primer paso en defensa de una dignidad que no se ha perdido, pero que así quieren hacerlo ver quienes aún siendo pocos hacen mucho ruido. La continua persecución iniciada por estos grupos ­entre quienes hay elementos que forman parte de los miembros de bandas de internautas y comunicadores que buscan involucrar al gobierno en el 11-M­; es más, en algunos casos son las mismas personas­ se escribe desde posiciones extremas. Lógicamente, hasta los jueces son seres humanos y también pueden ceder a este tipo de comportamientos. E incluso así favorecen que una instancia superior determine, lo que servirá para poner freno a la situación tan angustiosa de indefensión, miedo y coacción que sienten ­sentimos­ quienes entregamos nuestro afán a resolver asuntos incógnitos, una dedicación que debe estar protegida por las mismas leyes que las que protegen a otras personas. ¿Por qué hay que ser una excepción? No hay derecho a que nadie determine que nosotros no estamos protegidos porque estos temas son polémicos y objeto de discusión.

Bruno Cardeñosa.

 

Guillermo Núñez ( Investigador , Analista SEIP , Dtor. www.fotoparanormal.com )

"Qué más dará si todo aquello que no veo no existe"

El papel de la mitología dentro las culturas del mundo marca el comienzo del saber y de la necesidad de transmitir ese conocimiento y experiencias adquiridos, en el caso de la mitología en forma de leyendas y mitos.

Según ese saber antiguo transmitido oralmente a lo largo de miles de años por cientos de generaciones, ya sea en el norte de Europa o bien en Africa y el resto de continentes, las leyendas y los mitos nos transmiten unos conocimientos, en forma de "parabolas", que hacen igualmente referencia a la existencia del más allá como algo no tan insólito como hoy en día una parte de la población cree.

En todas y cada una de las civilizaciones que han existido y existen por el mundo hay un punto que es común independientemente de sus creencias. Ese punto en común sería la existencia de un lugar o un estado más allá de la muerte física.
Bien sea por la necesidad de vivir del hombre, bien sea por su miedo a la muerte o por el miedo a ese vacío tras la expiración del último aliento todas y cada una de las civilizaciones hasta hoy , han intentado e intentan encontrar un camino viable o una explicación a la existencia de ese otro lado.

Y ahora que nos encontramos en pleno siglo XIX, un siglo que para todos los expertos estará marcado por grandes cambios, un siglo crucial para el desarrollo futuro del hombre,
sólo sabemos discutir si existen o no existen factores como la sequía, la falta de combustibles sólidos, las pérdidas económicas que los desastres conllevarán, el cambio climático... y algo que chirría en mis oídos cada vez que recuerdo la declaración de un "eminente" meteorólogo que decía que ocurra lo que ocurra la Tierra seguirá girando y que no debemos darle a todo lo anterior la mayor importancia. En que país estamos...

Eso.
En que país estamos cuándo aplaudimos afirmaciones como esas o permitimos que desde algún medio informativo se propaguen bulos (noticia o información falsa) y se hagan afirmaciones sin la correspondiente investigación periodística que avale dichas opiniones.
En que país estamos cuándo aplaudimos, o sino por lo menos consentimos, que en un estado de derecho se pisotee el más básico de los derechos después del de la vida, el derecho al honor. El derecho negado desde ciertos ámbitos a personas como Pedro Amorós.

Con todo esto no me extraña que cuando las leyendas y los mitos nos hablan de la posible existencia de un más allá no seamos capaces ver que el saber antiguo nos intenta enseñar un camino hacia ese otro lado.
Tampoco me extraña que algún amigo del verbo escrito sea capaz de decir y decidir, el solito, sin aportar prueba alguna, que tal pueblo o tal alcaldesa o tal señor o tal sociedad, intentan hacer negocio a consta de un “ajado” suelo de cemento.

¿Cómo en pleno Siglo XXI vamos a pararnos a estudiar el por qué en un suelo de cemento aparecen formaciones que rompen todas las estadísticas posibles y toman formas reconocibles de caras, torsos ,etc... para cualquiera que las observe?

En pleno siglo XXI manda el tirón de la información, de la noticia contrastada, afortunadamente en la mayoría de los casos.

En este siglo XXI mandan las audiencias, los lectores, y eso hace que algún amigo "trepa" arremeta contra objetivos "fáciles".
Y qué fáciles son los objetivos para algunos cuando ni siquiera intentan comprender los motivos que hacen que millones de personas en el mundo entero crean que existen otras realidades.
Qué fácil era decir para algunos, hace unos años, que no existían planetas más allá de nuestra frontera estelar y que por tanto no existía vida... ¿y ahora que ya hay unos cientos descubiertos, es imposible o solo es improbable el que haya vida?
Es fácil para algunos ignorantes ignorar que existen teorías científicas que sobre el papel avalan la existencia de otras dimensiones a parte de las ya conocidas.
Es fácil ya que como no lo ven, simplemente no existe.

Existen algunos ignorantes que se encuentra anclados siglos atrás en el momento del paso del mito al logos, que no son capaces de avanzar en pleno siglo XXI, de la explicación irracional a la explicación racional.
Existen ignorantes que no quieren saber que el cambio fue dado por la necesidad de encontrar unas leyes que rigieran el funcionamiento del mundo y no dejar todo eso a la arbitrariedad y el capricho de los dioses.

¿Existen realidades o dimensiones desconocidas que alteran nuestro normal qué hacer diario? ¿Qué más dará...? , si no lo ven, simplemente no existe.

Pero... qué más dará si el universo está formado por materia y antimateria, y la materia a su vez está formada por átomos y los átomos por partículas y antipartículas.
¿Qué más dará ...? si no lo ven, simplemente no existe.
Como tampoco debió existir , Paúl Dirac, un científico que en 1928 formuló una teoría que reunía de forma satisfactoria y consistente la teoría de la relatividad especial de Einstein con la mecánica cuántica de Max Planck, y también predijo que el electrón debería tener una pareja, el antielectrón o positrón. Lo curioso del caso es que en 1932 se descubrió el positrón y eso le sirvió a Dirac para obtener el premio Nobel en 1933.

Qué más dará, si desde el comienzo del conocimiento humano el hombre ha procurado estudiar el entorno existente a su alrededor y ha creado las herramientas necesarias para poder comprenderlo.

Yo en pleno siglo XXI he de presuponer que la realidad que vivimos no es estanca y única, aunque sí podemos llegar a palpar que su conocimiento es todavía para nosotros algo por el momento inalcanzable.

No creo que tenga discusión, que la realidad que nos rodea varía según evoluciona nuestro conocimiento, si llegamos a comprender esto que acabo de mencionar, nos daremos cuenta que poco a poco iremos avanzando en el descubrimiento de esas otras realidades, que estoy convencido existen, y que según nos enseña la historia al ser descubiertas pasarán a formar parte de la realidad por nosotros conocida, y por lo tanto palpable y demostrable.

Qué más dará si acuso a un pueblo de fraude y a sus pobladores les tildo de ignorantes.

Qué más dará si a todo aquel que intente investigar y ahondar en el enigma de las Caras de Bélmez, les llamo caraduras.

Qué más dará, si en mi ignorancia ignoro las leyes y me paso por alto que el desconocimiento de la ley no exime de su cumplimiento y arremeto llamando "falsificadores" en un medio informativo a todo aquel que se asome por el pueblo de las caras y diga pertenecer a la SEIP.

Qué más dará, si existe un pueblecito llamado Bélmez de la Moraleda en el que aparecen unas caras sobre un suelo de cemento, o planteado de otra forma, ¿qué he de hacer si mi ignorancia me impide ver que esa puede ser una forma de contacto o un roce con otra realidad que no veo? Pues encillo, me cargo el fenómeno, ya que si no lo veo, no existe...

Me cargo la teoría de las cuerdas, la materia oscura, la esfera de Poincaré, me cargo a Dirac, los gravitones, etc. Como no lo veo...

El caso es que el saber llegó hasta todos nosotros gracias al verbo, gracias a la historia, primero hablada y luego escrita, gracias a los mitos y a las leyendas.

La mitología vasca es rica en mitos y creencias, los campesinos vascos decían:

“ IZENA DUEN GUZTIA OMEN DA, todo lo que tiene nombre existe.”

Y ellos como tantos otros pueblos, creían y creen en el "otro lado".

A veces nuestros pensamientos, nuestra imaginación y nuestros sentimientos, nos llevan hacia lugares a los que no podemos ir...

Guillermo Núñez.

 

Pablo Moreira ( Investigador y Dtor. www.mundoparapsicologico.com )

Tanto con Pedro Amorós Sogorb como con Javier Cavanilles guardo una buena relación. Más con Pedro Amorós porque, tengo una relación mas cercana con él, puesto que es compañero en este sufrido mundo de las investigaciones paranormales.

Dejando a un lado Belmez de la Moraleda, del cual tanto Amorós como Cavanilles conocen mi opinión al respecto, considero que el texto leído por ud. lector, refleja un derecho de réplica el cual Pedro Amorós, ya sea por no contar con las pruebas en su momento necesarias para rebatir a Javier Cavanilles o bien, como él apunta, por consejo de sus abogados, es un derecho de réplica el cual, Pedro, está en su pleno derecho de ejecutar y pienso que así ha sido.

Al igual que no siempre los investigadores tenemos razón en nuestros planteamientos, los detractores (que no escépticos) no son menos. Como buen ejemplo puedo marcar al fotógrafo Mauricio José Schwartz que apuntaba en e-mails privados que un servidor se lucraba (hablaba de miles de euros) con negocios editoriales relacionados con estos temas. Cuando le insté a probarlo, no tuvo mas remedio que "dar un pase de pecho" a sus afirmaciones. Aparte de otras muchas afirmaciones que no ha podido comprobar basándose en fuentes equivocadas o posiblemente ficticias. Por cierto Mauricio, aún, desde la dirección de Atapear.com y de distintos locales de Gijón están esperando que les preguntes (Decías que ibas a preguntarles) sobre el patrocinio de la Alerta Ovni que Mundo Parapsicológico y GAIPO organizaron en Gijón.

Luis Lopez Villas también tiene por costumbre atacar a diestro y siniestro sin razón aparente, sin contrastar y basándose en fuentes ficticias, buen ejemplo de ello lo tenemos en su blog en el artículo que puede leerse pinchando aquí y que quiere vender a sus lectores que el grupo de un servidor intentó usurpar los huecos (¿Que huecos?) dejados por el SEIP en programas de TV, Radio y Revistas en los que el Grupo Mundo Parapsicológico jamás ha participado. Y aclaro que cuando el Grupo Mundo Parapsicológico ha participado en radio y tv ha sido por méritos propios y sin pretensiones de "levantar" puestos. Pues aunque Pedro Amorós y un servidor hayamos tenido nuestras riñas en público, en privado siempre hemos mantenido un ambiente cordial y amistoso, puesto que ambos sabemos separar la vida pública de la privada.

¿Qué quiero reflejar con estos dos ejemplos? Pués sencillamente que los detractores (repito, que no escépticos) creen tener la verdad con ellos cuando no es así, creen saberlo más de uno y de su vida privada, como es en el caso de Pedro Amorós, y él ha demostrado que han metido soberanamente la pata, pues Javier Cavanilles funcionaba con fuentes vulgares, como Luis López Vilas o el fotógrafo Schwartz que no sabían "ni de la misa a la mitad" tal y como aquí queda patente.

Desde aquí, como un consejo de amigo hacia Pedro Amorós, me permito decirle que no recurra la sentencia puesto que, como el sabrá, un paso atrás a veces es un paso en firme. Y estoy seguro que este texto ha hecho mucho mas daño a los detractores que un juicio ganado pués los lectores objetivos sabrán ver las evidencias que éste texto destapa: Que los detractores no siempre tienen la razón.

Soy el primero que admite que en otras épocas fui algo radical con ambos bandos, pero ahora, desde la objetividad y la prudencia, doy como veredicto (nunca mejor dicho) que Pedro Amorós lleva la razón en todo el texto arriba redactado y sus pruebas son, cuanto menos, concluyentes en su mayoría.

Sin otro particular, que cada uno juzgue tras leer integramente lo arriba escrito, sino, absténganse de opinar.

Pablo Moreira.
Director de Mundo Parapsicológico.

 

Beatriz Martínez ( Investigadora, Secretaria de la SEIP )

Hola a todos,

Soy la esposa de Pedro Amorós, su amiga, su compañera de fatigas y la Secretaria de la SEIP. A pesar de que Pedro no quería que yo opinase públicamente he decidido hacerlo por varios motivos:

1.- Es mi marido y le quiero, por eso le apoyaré hasta el fin.
2.- Se ha insultado a mis amigos y compañeros de la SEIP, se nos ha insultado públicamente.
3.- Soy un ser humano y me duelen las injusticias.

Siempre me he mantenido a la hora de expresar públicamente mis pareceres, y sobre todos a efectos de Internet, ya que no comparto la idea de perder el tiempo en palabras faltas del sentido apropiado en la mayor parte de las ocasiones. Sin embargo no he estado al margen de todo esto, pero sí en la sombra y desde luego que ayudando y apoyando en todo lo que he podido tanto a la SEIP como a mi marido y compañero Pedro Amorós. Y ahora, aunque a él no le guste, es el momento de dar mi parecer y apoyar públicamente en lo que creo y en quienes creo. Aunque haya algunos que lo verán como algo parcial, intentaré ser lo más imparcial posible expresando mi opinión.

Todo esto que ha causado un periodista insulso, lleno de sin-sentido y sin razón por el simple hecho de que su nombre sea más conocido que antes, me llena de tristeza. Ante cosas tales como que la SEIP no existe puedo hablarles mucho puesto que yo misma estuvo en su creación. Solo puedo decirles algo: La SEIP, sí señores, La Sociedad Española de Investigaciones Parapsicológicas, como siempre la hemos llamado los que la creamos y creemos en ella, nació fruto de un grupo de amigos amantes del misterio, al que con el tiempo se fueron añadiendo más y más personas que comparten esta misma inquietud y desde luego existe, tanto en el Ministerio del Interior como en la sociedad y desde luego dentro de nuestros corazones.

Por empezar de alguna manera, plantearía una pregunta un tanto indiscreta para algunos: ¿Qué hay de malo en que nos gusten estos temas?, ¿acaso voy yo a insultar, vilipendiar, humillar, etc... a los que dedican su tiempo libre en aficiones que a mi personalmente no me gustan?
Si a mi no me gusta el fútbol, ¿por qué voy a hablar mal de aquellos a los que le guste? No tengo porque insultarles, ni mal decirles, ni odiarles, no... tan solo me reservo el derecho de no ver los partidos o no ir al campo de juego, pero no tengo porque meterme con ellos.
Hay muchas aficiones que tienen una acción directa con el entorno natural y algunos pensamos que son perjudiciales para la naturaleza como por ejemplo Los Toros o La Caza o El Motocross o La Pesca, etc... Hay tantas y tantas aficiones, tantas y tantas actividades y hobbies y a los que nos gusta la Parapsicología nos llaman Locos, Mentirosos, Engañabobos, Farsantes, Fraudulentos, Conspiranoicos, Estafadores, Etc...

Sinceramente amigos esto me parece de locos, esta cruzada y la actitud de estas personas orgullosas de llamarse a sí mismo detractoras y que en lugar de enriquecer su vida con actividades propias que les ilusionen y les llenen , donde encuentran el placer es destruyendo las ilusiones de otros, y no sólo eso sino que empeñan horas y horas de su vida en eso que supuestamente aborrecen El Misterio, ¿no les parece demencial?

Y pese a quien le pese, ni Pedro Amorós, ni su familia, ni nadie de su entorno se ha enriquecido NUNCA lo más mínimo con todo esto, más bien todo lo contrario.
Tanto Pedro como yo, tenemos nuestra propia profesión y nuestro medio de vida que nada tiene que ver con estos temas. Nos levantamos cada mañana para ir a nuestro trabajo, realizamos nuestros quehaceres diarios, como cualquier hijo de vecino y pagamos religiosamente todos nuestros impuestos, para que en España podamos tener una educación pública, una sanidad gratuita, unas prestaciones sociales, etc.
Sin embargo muchos de nuestros ratos libres, desde siempre los hemos dedicado a estos temas, por una razón muy sencilla: nos gustan, nos atraen, nos interesan y nos llenan.
Queramos o no, existen muchas cosas en la vida y en la naturaleza, que de momento no tienen una explicación científica ni lógica y quizás por ello, por ese reto que nos plantea lo desconocido, estos temas nos gustan, ¿qué hay de malo en ello? ¿ Qué delito cometemos?

Y después, ¿qué piensan ustedes que ocurre con el tema de la parapsicología en gran parte de países desarrollados? Pues que existen organizaciones, instituciones tanto públicas como privadas que se dedican a investigar y desarrollar estos temas, lo cual viene a formar parte de este sector desde hace mucho tiempo. ¿ Para qué?, para que la sociedad en general avance.

Aquí tienen sólo algunos ejemplos:

· Reino Unido (Escocia), University of Edinburgh, Edimburgo, The Koestler Parapsychology Unit: http://moebius.psy.ed.ac.uk/
· USA, Princeton University, Princeton Engineering Anomalies Research, http://www.princeton.edu/~pear/
· USA, Cognitive Sciences Laboratory, http://www.lfr.org/LFR/csl/index.html
· Universidad de Amsterdam, Introduction into Empirical and Theoretical Parapsychology, http://m0134.fmg.uva.nl/edu/PSI_course/
· AUSTRALIA, Australian Journal of Parapsychology, http://aiprinc.org/
· USA, The Parapsychology Foundation, http://www.parapsychology.org/
· REINO UNIDO, The Society for Psychical Research (SPR), http://www.spr.ac.uk/

¿Y nosotros en España, que hacemos?, en lugar de ir hacia delante, nos tiramos “los trastos” unos a otros para ver quien sale más en la tele, en la radio o quien tiene la mejor página web de misterio. Estamos anclados en el pasado, llenos de prejuicios y envidias, destruyendo personas, ideas y mitos en lugar de construir, demostrando al mundo entero lo que somos, un país de segunda y me pesa decirlo pero es lo que demuestran estos detractores con sus actitudes tan insultantes, ofensivas y dañinas para la gente respetable. Yo creo que deberíamos pensar que entre el blanco y el negro hay una gama casi infinita de grises y muchas veces es ahí donde está la respuesta a muchas de las formas de actuar de algunos.

Así que les invito a utilizar sus células grises y pensar por ustedes mismos, sin que les influyan sobre sus actitudes, comportamientos y pensamientos ya que lo más grande que tiene el ser humano es la libertad y sobre todo la libertad de pensamiento.
Aunque en la sociedad en la que vivimos esta libertad está muy encontrada con la libertad de expresión, y lo que en principio debía ser libertad se ha convertido en libertinaje, lo vemos a diario en periódicos, radio y televisión, como se insulta desde al Presidente de los Estados Unidos, hasta cualquier persona anónima que pueda salir en un Reality Show, ¿se dan cuenta la sociedad en la que nos hemos convertido?

Hemos dejado muy atrás la nobleza, el honor y la confianza en el amigo. Hoy en día, cualquier persona puede insultar, desprestigiar y echar por tierra una labor de esfuerzo y dedicación que se ha llevado durante toda una vida, o intentar destrozar el trabajo, e incluso amargarle la vida, y más aún si tiene en su mano algo tan poderoso como un medio de comunicación. ¿Cómo se defendería usted ? Quizás una solución es hacer caso omiso, como hizo Pedro en un principio y posteriormente, cuando ya hubo “saña” con él, denunciando (con dinero propio, pagando de su bolsillo a sus abogados). Pero ¿ A quién tiene frente a él? La respuesta es sencilla, a un periodista, respaldado por su medio de comunicación, que no tiene que pagar nada para su defensa ya que incluso los abogados se los paga su periódico. Y además se permite el lujo de insultar alegando libertad de expresión, y acusando de fraude intencionado y económico que para colmo, termina de mofarse de todos nosotros diciendo que ahora va a sacar un libro aprovechando todo esta situación al máximo, ¿Quién se lucra aquí, el misterio o la detracción? De momento, por parte de Pedro Amorós, el lucro está por demostra. Por la parte de Javier Cavanilles, el lucro está más que demostrado, sino lean los textos y lo comprenderán.

Nadie ha pedido ni cuestionado públicamente, las titulaciones, profesiones, amistades, familia, etc. de todos los detractores y demás fauna afín. Y sin embargo lo podríamos hacer porque estamos capacitados académicamente para ello y desde luego lógica y expresivamente, la cosa es sencilla ¿qué titulaciones tienen ustedes que tanto critican, dónde y cuándo las han estudiado, qué hacen o dejan de hacer profesionalmente,…? pero ¿saben qué? en realidad ¿qué nos importa?... nada, absolutamente nada.
De todas estas formas y maneras se han cuestionado de Pedro Amorós, ¿por qué tiene que dar explicaciones de su vida, estudios, trabajo, ... por qué es famoso...? Y encima de todo, Pedro va y lo hace, y además públicamente, ¿qué más quieren? “No hay más ciego que el que no quiere ver”.
Sinceramente me parece que han sobrepasado todos los límites. ¿No les parece injusto? Tratando de ser totalmente imparcial en el tema, sinceramente me parece que actúan con mucha inquina, rabia y odio.

Como les dije en un principio de mi actitud ahora sí que no es imparcial, hablo desde el corazón y desde la total parcialidad del mundo, porque creo que realmente no es justo. Ni es justo hoy, ni lo fue ayer ni lo será nunca, independientemente de lo que finalmente dictamine una justicia en la que no creo, terminando con otra frase hecha “la justicia es ciega” y aquí ha quedado patente.

Gracias a todos, los que nos apoyan y también a los que no, porque como se suele decir, sin malos no hay buenos.

Saludos,
Beatriz Martínez

Pedro J. Fernández ( Investigador , Vicepresidente SEIP , Dtor. www.lallavedelconocimiento.org)

"Calma en el ZOO"

Anda el zoo más calmado tras la tempestad del huracán "Bélmez". Resulta altamente curioso observar cómo los que viven del misterio, es decir, aquellos grupos y particulares totalitarios del pseudo-escepticismo que cobran cuantiosas cantidades económicas en sus charlas universitarias o televisivas atacando los fenómenos paranormales, han mermado sus "creativas actuaciones" hacia quienes no comparten sus impresiones sobre esta temática. Por ello vemos como Javier Cavanilles - periodista de El Mundo- Francisco José Máñez Ferrer -cajero de banco-, y el resto de séquito que les ha acompañado en tan lamentable aventura de "investigación", ahora están más que olvidados. En la actualidad podemos verles (quien tenga ese gusto) en los foros, chats, etc... intentando que sus nombres no queden donde están: en la basura.

Y es que este curioso ciclo no va más allá de lo que siempre ha ido. Pero no nos debe extrañar el comportamiento de esta especie pues viven por y para la “mierda”, aquella que echan hacia sus contrarios y que una y otra vez les vuelve a caer encima.

¿Acaso sólo yo me doy cuenta de una realidad tan objetiva? ¿Para qué les ha servido tanta calumnia, engaño, insulto, etc...? La conclusión es obvia, para intentar aparentar lo que nunca serán: buenos investigadores, o mejor dicho, investigadores sin más. Además de la distorsionada "realidad" que nos ofreció Cavanilles sobre Bélmez... ¿de qué otro asunto nos puede hablar este periodista? Desde finales de 2004 (fecha en la que comenzó el tremendo ataque a la SEIP y al fenómeno de las caras desde el diario para el que escribe)... ¿se le conoce a don Javier por alguna otra "contribución"? Echemos un vistazo a sus publicaciones y barajemos estadísticas:

Al ingresar en la web http://www.elmundo.es e introducir en el buscador del diario digital el nombre Javier Cavanilles nos aparecen un total de 37 resultados. El periodo de estos 37 artículos está comprendido entre el 31 de diciembre de 2000 hasta el 17 de octubre de 2006. Aunque parece una cifra mediocre para el periodista de un diario de tirada supuestamente nacional, observamos que no es lo que parece:

-De los 37 resultados solo 14 están firmados por Javier Cavanilles, los 23 artículos restantes simplemente incluyen la palabra "Cavanilles" sin hacer referencia al periodista, es decir, es el apellido de alguien citado en los artículos, el nombre de una calle, etc...

-De los 14 artículos firmados por este periodista solo 6 hacen referencia a temas como Tecnología, Investigación, Terrorismo, Concurso, Cooperación y más Tecnología

-Los 8 artículos restantes son los ataques dirigidos al fenómeno paranormal más sociológico y mediático del Siglo XX.

Las cifras hablan por sí solas. Pero... ¡No se vayan todavía... aun hay más!


-Desde noviembre de 2004 hasta noviembre de 2006 (2 años, 24 meses, 730 días) Javier Cavanilles NO HA PUBLICADO ni un solo artículo que no vaya referido a las caras de Bélmez o a Pedro Amorós -Presidente de la SEIP-

y si lo ha hecho... en la edición digital de El Mundo NO APARECEN. Una de dos: o no ha escrito nada o quienes seleccionan los artículos para la versión digital del diario no ven interesantes los trabajos de este “Embustero Engañabobos”.

¿A qué se dedica entonces Javier Cavanilles? ¿Su redacción es tan lamentable que para "colar" un artículo en El Mundo tiene que recurrir al escándalo, la polémica, la mentira, etc...? La respuesta no parece ser tan difícil y qué mejor reclamo para poner en práctica sus "métodos honestos" que el fenómeno paranormal más importante de nuestro país (Bélmez) y un destacado y muy conocido investigador de estos temas (Pedro Amorós).

Viajemos ahora hasta el interior de la web del valenciano Francisco José Máñez Ferrer (alias Paco Máñez o José Ferrer... da igual) Bitácora Internacional. No hace falta recordar que fue este "Justiciero del Misterio" quién propulsó el escándalo manifestando ante El Mundo y otros pocos medios que le prestaron atención y le dieron cobertura, afirmando con rotundidad que las caras de Bélmez habían sido pintadas con agua y aceite pese a que el análisis efectuado por la Universidad de Jaén y firmado por el catedrático D. Antonio Molina Díaz dijeron justo todo lo contrario dejando a Máñez con el trasero al aire como era lógico.

"El hombre de los bebés de Roswell" como comúnmente se le conoce en el mundillo de la Ufología por sus hipótesis referidas al caso de Nuevo México, también ha estado entretenido en los últimos dos años. Tras hacer migas con Javier Cavanilles y con los miembros del Círculo Escéptico (Movimiento Escéptico Organizado como lo denomina el investigador Manuel Carballal), Máñez ha incluido desde noviembre de 2004 hasta noviembre de 2006 un total de 63 artículos referentes a Bélmez de la Moraleda, la SEIP y Pedro Amorós. De los 63 artículos:

- 11 están firmados por Javier Cavanilles

- 13 por Francisco Máñe z

-3 artículos más por José Ferrer (es decir Paco Máñez)

-3 de Fernando Frías (presidente del Círculo Escéptico)

-El resto son de colaboradores en la trama e incluso ellos mismos con otros nombres.

Todos estos artículos, o mejor dicho mini-artículos - ya que son más bien reduciditos tanto en espacio como en argumentos-, son ataques, acusaciones, burlas, engaños, insultos, etc... hacia el fenómeno de las caras, hacia la alcaldesa, hacia el pueblo, hacia la SEIP y, especialmente los firmados por José Ferrer, hacia Pedro Amorós.

De los datos aquí expuestos y que pueden corroborarse en los distintos links ofrecidos podemos sacar varias conclusiones de estos dos últimos años:

1.- Javier Cavanilles solo ha conseguido publicar en El Mundo gracias a su nueva faceta de "plumilla polémico" recibiendo más amparo desde la web de Paco Máñez que desde el diario para el que "trabaja".

2.- Francisco Máñez ha pulido al máximo la piedra de Bélmez y a los investigadores que la rodean para volver a estar presente en el mundo del misterio ya que llevaba muchísimo tiempo sin que hablaran de él, de su loca teoría colapsiana, etc, etc, etc... Fuera del episodio Bélmez, Máñez, no ha aportado nada ni a la investigación, ni a la sociedad ni a ningún otro sitio, ni tan siquiera hacía el mundo de los detractores ya que ha embadurnado toda representación con mentiras, embustes y datos inventados.

3.- Ambos sujetos han conseguido la notoriedad de la que jamás habían gozado pero todavía siguen buscando el aceite con el que desde el principio apuntaron que se habían dibujado las caras.

4.- Pese a sus engaños premeditados e intento de destruir tanto la imagen del fenómeno, del pueblo, de la SEIP y de Pedro Amorós... todo sigue como siempre: unos piensan que se trata de un fraude, otros que se trata de un fenómeno auténtico, a Bélmez siguen acudiendo personas para ver de primera mano el fenómeno, a la SEIP siguen llegando decenas de solicitudes para ingresar en sus filas y, por último, Amorós sigue conservando la imagen pública de la que siempre ha gozado gracias a su esfuerzo, su sencillez y a su honestidad.

No se el tiempo que transcurrirá hasta que aparezca el recurso que Pedro Amorós lanzó tras la sentencia del polémico juicio contra Cavanilles. Para entonces volverán a engañar como lo hicieron tras hacerse pública dicha sentencia. Pero mientras llega ese momento...

¿Con qué otra película nos divertirán Javier Cavanilles, Paco Máñez, Fernando Frías and Company ?

¿Serán capaces de buscar otra gallina de los huevos de oro? ¿Cuál será su próxima historia?

Por el momento la actividad de "rasca y pica" ha cesado. Ya no hay tantos artículos nuevos (salvo el que promociona nuevamente la teoría del colapso de Máñez para vender las copias del libro que tanto espacio le ocupan en casa), ya no parece haber nada interesante que atacar y que les repercuta publicitariamente a ambos... ¿cuál será el siguiente famoso a escoger... Iker Jiménez, Bruno Cardeñosa... o... Homer Simpson?

Pedro J. Fernández

Raúl Ruiz-Berdejo  ( Investigador, Escritor y Dtor. "El Retorno del Brujo" - Coordinador en Cádiz de la S.E.I.P.  Sociedad Española de Investigaciones Parapsicológicas)

Es curioso, no creo que nadie vaya a echarse las manos a la cabeza si consideramos del fenómeno de las Caras de Bélmez, como el fenómeno paranormal más importante y desconcertante de la historia.

Su misterio ha resistido a más de tres décadas de informaciones tendenciosas, a confusiones mal intencionadas... Son innumerables las personas que, desde el nacimiento del fenómeno, se han desplazado a Bélmez en busca de respuestas. Investigadores de todo el mundo y científicos de las más diversas disciplinas se han asomado, durante estos años, a su misterio.

..Y, sin embargo, todo es falso, si señores si... "Las caras fueron pintadas por el Ayuntamiento y un grupo de cazafantasmas". Todos los que, de un modo u otro, nos hemos acercado al fenómeno no hemos hecho más que "el canelo" y todo porque un periodista, que probablemente no haya siquiera visitado Bélmez en su vida antes de decir lo que dijo, ha jugado a sabio frente a la pantalla de su ordenador.

Por su culpa, muchas personas pensarán el resto de su vida que las caras de Bélmez no han sido más que una nueva entrega del catálogo de picaresca española porque fue lo que leyeron una mañana en el periódico, mientras se tomaban un café.

Es por ello, porque me entristece ver como se desvirtúa el trabajo de quienes se han esforzado en buscar la explicación de un fenómeno cuya complejidad va más allá de las elucubraciones que se puedan elaborar en la distancia, por lo que considero que, no sólo se ha faltado al honor de Pedro Amorós y a nuestra SEIP, sino al de todos aquellas personas que han empleado su conocimiento, su tiempo y su dinero en investigar el fenómeno y, por supuesto, a la memoria de María Gómez Cámara, una persona que murió con la misma humildad que la acompañó durante su vida y que nunca dudó en abrir las puertas de casa a los miles de curiosos que, en todos estos años, han ido a ver las caras.

Algún día encontraremos una explicación lo suficientemente convincente como para dejar zanjado el asunto de las teleplastias de Bélmez y, cuando eso ocurra, será gracias a las personas y entidades que se han tomado, se toman y se tomarán la molestia de investigarlo "in situ". Ese día "los otros", los mismos que juegan a jueces desde sus ordenadores, querrán cubrirse de gloria en la distancia con elucubraciones más o menos afortunadas basadas en trabajos ajenos.

Siempre ha sido y siempre será así, por desgracia, forma parte del carácter parasitario de muchos. Mi más cordial saludo y mi más sincera admiración a todas las personas que han investigado, investigan e investigarán el fenómeno, sean cual sean sus conclusiones, en ellas está la verdad.

Raúl Ruiz-Berdejo

Sebastián D'Arbó ( Periodista, Director MAGIC )

He leído en tu paginan web YO CONTRA EL MUNDO, LA VERDAD, el informe aclaratorio y perfectamente elaborado sobre el comportamiento de un presunto profesional que tan insidiosamente arremete contra ti, contra la SEIP y contra tus investigaciones y experiencias que has llevado a cabo, tanto en el campo de la transcomunicación instrumental, como en el de los presuntos fenómenos parafísicos (como es el caso de las Caras de Bélmez). El resultado de todo ello me lleva a la conclusión que dicho comportamiento es les producto de un resentimiento profesional y de resabio personal contra tu persona y trabajo, cosa por otra parte inaudita que no se daría en el buen hacer de un buen profesional del periodismo.

Sin entrar en las valoraciones científicas de los fenómenos que nos ocupan, puesto que yo no los he investigado, la forma tendenciosa de comportamiento manifestada en estos escritos, arremetiendo contra tu persona, trabajo y el conjunto de tus actos, sin haber probado lo que se dice, me parece propio del periodismo amarillo (manchar a la persona, y aunque esta se limpie, siempre queda algo de pintura) y por lo tanto es denigrante como profesional del periodismo, aunque desgraciadamente este método es frecuentemente utilizado en algunos medios de comunicación hispanos.

Llevo cuarenta años como profesional en los medios de comunicación, soy un viejo periodista, conozco perfectamente mi profesión y se cómo NO deben de hacerse las cosas.

Sebastián D. Arbonés
Periodista colegiado nº: 88110

Paco Azorín (Químico, Escritor, Presidente del CIM Centro de Investigaciones Metapsíquicas de Alicante y Tesorero de la SEIP Sociedad Española de Investigaciones Parapsicológicas)

Como bien dice el refrán: hechos son amores y no buenas razones, y son justamente estos hechos, y no la palabrería barata y oportunista, los que utiliza el <Tiempo> para poner a cada persona en el lugar que le corresponde.

Por vivir como él en Alicante y conocerle hace ya más de 15 años, creo que dispongo de los suficientes elementos de juicio para hacer una valoración real y objetiva de Pedro Amorós, tanto como persona como en su faceta de investigador.

Conocí a Pedro en una casa de Torrevieja, donde su dueña aseguraba haber obtenido unos registros psicofónicos muy interesantes. Recuerdo que en el transcurso de esta investigación conjunta, a la que asistieron también mi esposa Elvira y otros miembros de CIM de Alicante, Pedro nos comentó a todos los presentes las conclusiones a las que había llegado después de haber investigado, durante largos años, el siempre difícil “mundo” de las psicofonías. Yo, que le escuchaba con atención, no daba crédito a lo que estaba oyendo: sus hipótesis de trabajo y puntos de vista coincidían plenamente con los que yo había extraído experimentando con el fenómeno Oui-ja.
Hoy en día, tanto él como yo sabemos -al igual que el resto de investigadores serios y honrados- que cuando uno se dedica en cuerpo y alma a experimentar e investigar estos temas, < todos los caminos utilizados conducen a Roma>.

A partir de ese momento, nuestra amistad fue en aumento y en el transcurso del tiempo han sido muchos los programas de radio, televisión, congresos e investigaciones en las que hemos coincidido, y en todo momento y circunstancia, Pedro ha demostrado a todo el mundo su buen hacer, su respeto y consideración por todas las persona.
Por todo ello, en estos momentos especiales quiero elevar mi voz para decir muy alto y muy claro que considero a Pedro Amorós una persona honrada, sencilla y valiente, que se ha ganado a pulso la fama y el prestigio que ahora tiene entre las personas no envidiosas y bien intencionadas que, afortunadamente, hay muchas y lo ha conseguido a base de estar en esa emisora de radio, en ese programa de televisión o en esa investigación donde reclamaban su presencia en cualquier punto de España, teniendo que hacer grandes esfuerzos para estar al día siguiente en su puesto de trabajo- que es lo único que le da de comer- y, lo que aún es más duro, teniendo que dejar a su mujer, Bea, y a su pequeña Naraya solas en casa. ¡Eso hay que vivirlo y sufrirlo un montón de años para saber lo que es! ¡Señores, el que quiera honores que se los gane!

Por este motivo me da una rabia inmensa- por ser cruel e injusto- que una persona como Javier Cavanilles, que no conoce a Pedro absolutamente de nada, se permita el lujo de llamarle públicamente “Cazafantasmas” y acusarle de falsificar las nuevas Caras que han ido apareciendo en Bélmez últimamente.

Mire, señor Cavanilles, para poder hablar y opinar con propiedad sobre algo, si lo que realmente pretendemos con ello es desacreditar a otra persona, hay que conocerlo muy bien, y para esto hay que haberlo investigado en profundidad. Ni Pedro Amorós ni ningún otro investigador serio tiene necesidad de falsificar teleplastias, por la sencilla razón de que éstas existen realmente tanto allí como en diversos lugares.

Yo - que ni muchísimo menos me considero una autoridad en el campo de las teleplastias- por lo menos me he molestado y he investigado por toda la provincia de Alicante, llegando a la conclusión final de que en paredes y techos de casas abandonadas y expuestas a la intemperie es posible encontrarlas y algunas de muy buena calidad. Las podemos hallar tanto sobre superficies de cemento-yeso como de madera e, incluso, sobre superficies de chapa de hierro oxidada. Si esto es así, ¿cómo quiere usted que no se dé el fenómeno teleplastico en Bélmez de la Moraleda si justamente es la cuna de él?

Con todos mis respetos, el método divulgado por el señor Máñez para crear teleplastias no tiene cabida aquí ni tiene nada que ver con el fenómeno que estamos tratando, porque no estamos hablando de nada creado por la mano del hombre, sino de lo que es capaz de llevar a cabo la naturaleza a partir de los componentes (elementos y compuestos químicos) disponibles en el suelo, en el aire y en el agua de lluvia, siempre que le demos el tiempo necesario para poder dejar impresa su obra de arte sobre estas superficies.
Por otra parte, me hace mucha gracia cuando el señor Cavanilles publica en su periódico que el libro de Pedro Amorós recoge charlas imposibles con fantasmas y extraterrestres. ¿Por qué está usted tan seguro que estas charlas son imposibles? ¿Acaso algún investigador ha conseguido demostrar científicamente que esto no es posible?
El señor Amorós, en su libro, contempla, entre otras, la hipótesis de trabajo de que los seres humanos al fallecer puedan pasar a otras dimensiones, desde donde nosotros recibiríamos estos mensajes y comunicados.

A última hora esta teoría no es ninguna novedad, ya que en su día llegaron a la misma conclusión investigadores que también trabajaron en el campo de la Transcomunicación Instrumental como Friedrich Jürgenson, Kostantin Raudive, entre otros muchos, y aquí en España el profesor Germán de Argumosa y el químico industrial Sinesio Darnell son de la misma opinión y, con ellos, un montón de investigadores- entre los que me encuentro- que igualmente el fruto de nuestras investigaciones nos ha llevado a plantearnos la misma cuestión, con la particularidad de que cuando muchos investigadores coinciden en el tiempo y en el espacio en un mismo punto de vista, es que algo de cierto puede haber en él y, cuando menos, merece la pena ser estudiado e investigado a fondo por la comunidad científica.

A pesar de todo, soy consciente de que todas estas personas que nos insultan, que hacen todo lo posible por dejarnos en ridículo aquí y allá y que juegan con lo más sagrado que pueda tener una persona en su vida (su reputación, su credibilidad y su dignidad cono ser humano), no están dispuestas a creer ni a investigar nada de lo que estoy comentando, ya que ellas han estudiado la carrera de “Detractología” (licenciatura que faculta y da licencia para insultar, avasallar y desprestigiar públicamente a toda persona honrada que se atreva a investigar cualquier faceta de la fenomenología paranormal) y tienen muy claro cual es el papel que tienen que cumplir en la compleja sociedad en la que nos desenvolvemos.
Por mí, pueden seguir con su táctica programada de meterse todos los días con nosotros que trabajo nos les va a faltar. No sé si sabrán que cada vez hay más jóvenes y gente interesada- realmente miles de personas que estudian y experimentan estas técnicas y dicha cantidad crece en proporción geométrica- deseando salir al campo con sus grabadoras para registrar su propias psicofonías, analizando posibles teleplastias con sus cámaras fotográficas e investigando sus propias sesiones de Oui-ja, etc...

Y ¿saben por qué?, pues porque están profundamente interesadas en los muchos misterios que les ofrece la naturaleza y quieren saber, por ellas mismas, lo que pueda haber de realidad y de fantasía en todos estos fenómenos; porque no se “tragan” lo que ustedes van divulgando por ahí que detrás de una sesión de oui-ja siempre hay un tramposo que mueve deliberadamente el vaso para engañar a los demás, ni que las psicofonías sean simplemente ruidos originados por interferencias múltiples o burdas falsificaciones hechas por algún personaje sin escrúpulos. Realmente todas estas puerilidades ya no pueden ser tenidas en cuenta por nadie que tenga dos dedos de frente.

Si lo que realmente pretenden ustedes es que la gente deje de interesarse por el mundo del misterio ya pueden darse con un canto en los dientes, pues es de todos conocido que el gran motor que siempre ha movido a la humanidad catapultándola hacia el progreso y el bienestar, ha sido precisamente la fascinación que el hombre ha sentido por los grandes enigmas que esconde el Universo y su justo afán por desentrañarlos y razonarlos.

Pedro, Bea, Naraya, sabéis que tenéis todo el apoyo, todo el calor y toda la consideración de vuestros amigos Paco y Elvira, así como de tantos y tantos amigos y simpatizantes que desde todos los rincones del país os van a mostrar su solidaridad y cariño. Seguir luchando para que nadie pueda romper la unión, la paz y la armonía que reina en vuestra familia y si, de momento, no habéis encontrado justicia en un juzgado de 1ª instancia, estamos seguros de que la vais a encontrar en otro de instancia superior, acorde con vuestra categoría elevada de seres humanos.

Un abrazo muy fuerte para los tres.

Paco Azorín y Elvira Clemot.

Paco Lucha ( Investigador SEIP y Coodirector www.nostromusradio.com )

Ciertamente, un servidor lleva poco tiempo en este apasionante mundo de la investigación paranormal. Me recuerdo, asombrado como un niño chico, leyendo la noticia del preventorio de Aguas de Busot, y desde ahí, descubriendo la existencia de la S.E.I.P. (Sociedad Española de Investigaciones Parapsicológicas).
En ese preciso instante, irrumpía en mi la imperiosa necesidad de formar parte de ella, por que recibía la imagen de un organización, que se dedicaba a investigar la fenomenología paranormal de una manera seria, autentica, honesta.

Asistí a mi primera comida de Navidad de la sociedad, allí me reencontré con un buen amigo al que hacia mucho tiempo que no veía, mi querido Vicente Bolufer. También conocí al que, a posteriori, se convertiría en un ídolo, en un icono de máxima referencia para mi dentro del mundo de la temática e investigación paranormal y que no es otro que Pedro Amorós, que me recibió de una manera cordial, afable, cercana en la distancia que podía existir entre un neófito de estos temas como era yo, y un reconocido divulgador-investigador de esta temática, como es el.

Pasó el tiempo, y pude tener mas contacto con Pedro, ya que gracias a que yo colaboraba en el programa de radio “entre dos mundos” y él asistía en muchas ocasiones (sin pedir nada a cambio, como hace siempre con sus amigos).

Después vendrían los cumpleaños de nuestras preciosas “pequeñas” a los que nos fuimos invitando, y de los que fuimos disfrutando, por lo que el grado de acercamiento entre nosotros, se hizo mucho mas grande. Esto me permitió conocerle mucho mas, y nutrirme de su experiencia en lo mistérico. Me viene a su vez a la memoria, aquella mañana que vino a visitarme a casa, y bajo su brazo un regalo, un impresionante micrófono, de una calidad excepcional. Con eso lo único que pretendía, era motivarme aun más en mis investigaciones, y mejorar la calidad de las mismas, y de rebote, compartir su ilusión por la investigación psicofónica, y aumentar la mía.
Una de las cosas que me gustaba y me sigue gustando de él, es precisamente eso, la tremenda ilusión, dedicación y honestidad que siempre le ha puesto a todo lo relacionado con el misterio.

Recuerdo como hablaba del tema Bélmez, con que ilusión lo hacía, parecía un crío con zapatos nuevos. Como intentaba transmitirnos la importancia que tenía todo lo que estaba sucediendo en ese entrañable pueblo de Jaén, en Bélmez de la Moraleda.

Recuerdo a Pedro haciendo hincapié en que siempre debemos utilizar el método científico para investigar la fenomenología paranormal, y ¡ cómo no! , una de sus frases de siempre: “sacar vuestras propias conclusiones”. Nunca le he oído intentar imponer sus pensamientos o creencias a nadie.

Pedro es amigo de sus amigos, y en la medida que sus obligaciones se lo permiten, no duda en ofrecer su ayuda y su experiencia a todos aquellos que la necesitan. Pedro Amorós, es buena gente, muy buena gente, pero tiene un defecto, aunque es un defecto que le honra y es un defecto que le ha causado mucha tristeza y aun más quebraderos de cabeza. Pedro es capaz de perdonar malas artes y comportamientos desleales de sus amigos, con tal de no perder su amistad, y de intentar que no se produzcan enfrentamientos entre ellos. Siempre intentará aguantar lo imposible para no alimentar situaciones conflictivas entre sus allegados, aun a costa de su propia imagen.

También, es capaz de aguantar desprecios y malas maneras de conocidos y demás especies, con tal de que los “malos rollos”, se paralicen o desaparezcan, aunque el salga perdiendo. Y reitero que eso, por desgracia, por ser tan buena gente, le ha causado mucho dolor y le ha llevado a más de un desengaño.

Conociéndole como le conozco, sabiendo de su forma de investigar, aun me resulta mas patético, que se acuse a Pedro y a nuestra Sociedad Española de Investigaciones Parapsicológicas, de intentar lucrarse con el tema Bélmez o con cualquier otra circunstancia. ¿Cuánto dinero de “SU” bolsillo le han costado todas esas investigaciones? , ¿cuánto tiempo ha restado a su esposa, a su hija?... buscando respuestas a esas caras, luchando por elevar el nombre y la seriedad de la SEIP y de todos sus miembros donde se merece. Cuanto tiempo teniendo que aguantar desprecios y criticas de los denominados “científico-detractores”, que si moverse de sus sillitas y de su teclado, se han dedicado a insultarle y menospreciarle, sin haber realizado nunca una investigación, ni haberse dignado a presenciar “in situ” el fenómeno de las caras.

Es por todo esto que aun me resulta mas duro, el contraste de presenciar la facilidad con la que se le permite a una persona que ha finalizado la carrera de periodismo o ciencias de la información (pero que para mi nunca será periodista, pues no tiene ética, ni honradez para ello) el insultar, acusar (MANIPULANDO-FALSEANDO la información) tanto a Pedro, como a todo un pueblo, lleno de gente entrañable, como es Bélmez de la Moraleda, y salir impune, con la dificultad que tenemos, esa raza tan especial y diferente como somos, los investigadores de lo paranormal, a la hora de participar a la sociedad de la honestidad de nuestras investigaciones y resultados, y a la hora de defendernos.

Lo cierto es que, no me sorprendió la resolución judicial, del caso Amorós-Cavanilles, de verdad que no. No me sorprendió, por que es este país, el mío, una tierra donde triunfa una temática audiovisual en la que priva la difamación del contrario, sea cierta o no. Donde priva el ataque a la intimidad del prójimo y cuanto mas sucia mejor.

Tampoco me sorprendió, que una juez, consienta esas acusaciones e insultos de un pseudo periodista, manipulador de la realidad y de las pruebas que presenta, y no es de extrañar, en la medida que en este país, existan jueces que dictaminen, por ejemplo, el no ensañamiento de un acusado hacia su victima, habiéndole propinado este 17 puñaladas a la fémina en cuestión. O que otro portador de la balanza, permita salir en libertad a un “bailaor”, que tras atropellar mortalmente a un viandante, conduciendo un coche sin carnet, se da a la fuga, sin ni siquiera prestar ayuda a su víctima. Hay jueces y jueces, al igual que hay periodistas y trepas, groseros y manipuladores con el título de periodismo.

Al final, la honestidad de Pedro Amorós y de la Sociedad Española de Investigaciones Parapsicológicas, prevalecerá por encima de todo, y el señor Cavanilles y sus “secuaces” se hundirán en la “mierda”(perdón por la grosería) que es donde deben estar.

Vuelvo a reiterar, que un servidor, Francisco Lucha, está y estará siempre a muerte con Pedro Amorós en calidad de presidente de la SEIP y con la sociedad, y por descontado, estoy y estaré aun más a muerte siempre, con el Pedro Amorós persona y amigo y con su adorable familia.

P.D: Pedro, una ultima reflexión, no se si algún día conseguiremos demostrar la existencia del mas allá, el origen de las psicofonías, y demás motivaciones de nuestros experimentos e investigaciones, pero de lo que estoy seguro, que por lo menos, nuestra existencia sirve, para que la vida de esos llamados ”científico-detractores”, tenga algún sentido. Piensa que triste seria su miserable existencia sin nosotros. Un abrazo amigo mío.

Paco Lucha

Antonio Pérez ( Investigador SEIP , elumbralinexplorado.iespana.es )

No tengo intención de entrar a valorar todo lo concerniente al Juicio, de eso ya opinaron largo y tendido en los mensajes anteriores. Si acaso decir que, las actuaciones de unos y otros en sus conciencias quedarán y que muchos, incluida la Jueza quedaron “retratados” con sus actuaciones antes, durante y después del citado juicio.

De lo que si voy a dar mi opinión es de la vil y rastrera persecución a la que han sido y están siendo sometidos día sí y día también tanto Pedro Amorós como la S.E.I.P y lógicamente todos los que la componemos. Esta persecución como bien dice Pedro en su dossier “Yo contra el Mundo”, no es gratuita y desinteresada, pues gracias a ella gente que estaba “olvidada, desaparecida o muerta (pónganle el adjetivo que más les plazca) para el mundo paranormal y el periodismo, vuelve a verse en el candelero, que es la verdadera ilusión de su vida y de paso aprovechar para salir en prensa, programas de tv, de radio y como no, intentan ya de paso “colar” SU libro sobre “Bélmez” el tema que tanto han criticado y del que gracias a él disfrutan en la actualidad de esa mínima, pero provechosa (o eso intentan ellos) publicidad… Ah, y sin olvidar en ningún momento que aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, intentar promocionarse en el trabajo unos y en sus olvidados libros otros, sus webs, etc…

Como decía, no es una actuación gratuita por que convendrán conmigo que a nadie con dos dedos de frente escapa que el fin precisamente perseguido por estos individuos es intentar de un modo u otro (o los dos) lucrarse, sí, precisamente eso, eso que ellos con tanta saña denuncian y critican que se hace desde la S.E.I.P, y que (dicho sea de paso) hasta el día de hoy no han podido demostrar y ya les adelanto que pase el tiempo que pase, seguirán sin poder demostrar, sencillamente porque nadie se ha lucrado con el caso Bélmez, ni con ningún otro, por mucho que manipulen, la realidad es aplastante, los únicos que premeditadamente intentan cualquier cosa para lucrarse son ELLOS...

Voy a contar algo que muy poca gente conoce: Allá por los primeros meses del año 2003, ya se “cocía” algo contra Pedro Amorós y la S.E.I.P, y digo esto porque recuerdo como una noche “la Monnay” (nick conocido por todos) me dijo que me apartara de Pedro y la SEIP por la cuenta que me traía, porque se estaba fraguando por parte de un grupo de gente, un golpe que sería “mortal” tanto para Pedro como para la sociedad, que los palos y la porquería caerían por doquier sobre todo aquel que estuviera cerca de ellos. Yo conociendo desde mucho antes a la Monnay y su forma de hablar y manejarse por internet no le di mucha importancia a su advertencia…

Pero por si las moscas, se lo comenté a Amorós y él como yo no le dio la más mínima importancia ¿Quiénes y porque razón querrían hacernos daño? Nosotros no nos metemos con nadie. Durante el transcurso del año observé como la gente sin razón aparente comenzó a posicionarse de un lado u otro, las criticas comenzaron paulatinamente a ser más fuertes de lo habitual sobre cualquier cosa que se hacia desde la SEIP, a Pedro y demás miembros de la sociedad se les intentaban “pillar” en algún fraude utilizando cámaras ocultas, etc, ¿Recuerdan esa época de las chicas guapas y sus bolsos con cámaras ocultas pillando in-fraganti a más de uno? Seguro que si, y también recordaran que entre los pillados, nunca apareció nadie de esta sociedad ¿Verdad?…

Ahora, no olvidemos un detalle importante ¿Recuerdan a que productora de televisión pertenecía ese programa? Sin comentarios…Avanzaba el año y nos aproximábamos a su fin, cuando misteriosamente comienzan a aparecer en escena personajes olvidados de este mundillo que comienzan ha hacer amistad con miembros de la sociedad, yo tengo clarísimo porque lo hicieron… Y llegamos a la comida de la SEIP que todos los años celebramos por navidad y ahí veo aparecer a alguno, mi comentario al verle fue “¿Qué hace éste aquí? Con éste cerca, la SEIP tendrá a no mucho tardar problemas y gordos…

No es ningún merito mío, si acaso tener años de experiencia y haber visto como se las gastó en otros casos…Y sino que se lo pregunten a Javier Sierra y el incidente Roswell…”Pedro Amorós, inocente y bonachón como siempre, me dice “no, que va, ha venido porque es amigo de miembros de la sociedad y los amigos de nuestros amigos, son nuestros amigos Antonio”.

Poco después fue Pedro J. Fernández quien a mi comentario, me dice igualmente de inocente que, esa persona era gran amigo suyo y que nunca habría problema con él y bla, bla, bla… El resultado de mi premonición es bien conocido por todos, acerté de pleno y a los hechos me remito. Pero no crean, para nada es merito mío, simplemente me dediqué a observar, escuchar y atar cabos… Luego llegó lo de las Nuevas Caras de Bélmez y fue para ellos como agua de Mayo, era momento que estaban esperando, porque lo que nadie tiene que olvidar es que este tipo de gente son unos VENTAGISTAS, meros OPORTUNISTAS de tres al cuarto, que como conocen sus limitaciones y tienen claro que no pueden triunfar por meritos propios, porque ni saben, ni valen, ni quieren porque entonces tendrían que currárselo.

Así que buscan lo más fácil, procuran engancharse descaradamente a alguien que tenga mucha difusión pública y con sus malvadas y premeditadas tretas llamar la atención mientras se cuelgan de su yugular , así es más fácil ponerse en el mercado, para si se diera el caso (como antes ya he dicho) conseguir pingües beneficios del trabajo de otros…

Finalmente todo se resume en eso, querer lucrarse a cuenta del trabajo de otros y ese tipo de actitud en mi tierra tiene un nombre, PARÁSITO. Si de algo se le puede acusar a Pedro Amorós es de ser buena persona, quizá en ocasiones demasiado buena. Fíjense hasta que punto, hace apenas cuarenta y ocho horas estábamos hablando de la comida y alguna cosa más y NO me dijo que además de publicar “Yo contra el Mundo” en la web de la sociedad había dejado una opción para que pudiéramos dar nuestra opinión si así lo estimábamos oportuno. Huelga decir que si esto pasa en el OTRO BANDO, hay llamamiento general para que todos (vamos, hasta el gato) machaque con sus golpes desde todos sitios al infortunado/a que caiga en sus fauces… Pues como pueden ver, Pedro no, porque él es eso, una BUENA PERSONA…

Por eso no quiero terminar mi opinión sin comentar algo más; en los últimos días he leído con estupor en alguna lista de correos (me cuentan que también en algún foro, de ellos claro) como hay gente que esta criticando el precio de la comida de este año de la SEIP, así como si a ellos les importara, ¿Alguien de nosotros ha criticado su comida, quienes fueron y el precio de la misma? Creo que no.
Por eso no entiendo esa obsesión hacia nosotros y mucho menos que insinúen y dejen caer intencionadamente que “alguien” se lucrara en el 2003 con la comida de navidad, y todo porque este año, siendo en el mismo sitio el precio de cada cubierto es muy inferior, justamente la mitad del precio que costo en el 2003. Quiero creer que este tipo de comentarios son simplemente por ingenuidad, porque a nadie escapa que, menús los hay de mil precios, creo que para estas fechas los hay desde 10€ en adelante y este año se acordó entre diferentes compañeros y se decidió que fuera ese de 15 €, ¿Tan difícil es comprender algo tan sencillo? Creo que no y sinceramente creo que no hay nada de ingenuidad en ninguno de los comentarios que se han vertido estos días en listas y foros, me explico: ¿Porqué han decidido tomar precisamente como ejemplo el precio y la comida del 2003, para compararla con la de este año? ¿Porqué no la del anterior? ¿Ha sido cogido por casualidad? Pues no, creo que está todo muy bien premeditado y medido ¿Porqué digo esto? Porque es el ÚNICO año desde que hacemos la comida de navidad que Pedro Amorós intervino en la organización de la misma.

Por eso no utilizaron ni la del 2001, 2002, que también se organizaron en Alicante, en el hotel Leuka para más señas y que también su coste fue el mismo que la del 2003, ¿Porqué no investigan quien organizo esas comidas? pero claro, de esas no interesa hablar, no las organizó Pedro… La del 2004, para las mentes pensantes y preocupadas de lo que comemos y lo que nos cuesta nuestras pitanzas navideñas, se lo pondré fácil, se hizo en Bélmez y TAMPOCO la organizó Pedro Amorós, y quien fue el organizador, lo dejo para que lo investiguen junto con la otras investigaciones sobre el 2001 y 2002…

He omitido dar nombres; primero porque todos conocemos perfectamente los nombres de cada uno de ellos y ya se han dicho en casi todas las opiniones vertidas anteriormente por los compañeros, y segundo, porque no me apetece darle más publicidad a gente que simplemente, no se la merece…

Antonio Pérez.

Manuel Capella ( www.manuelcapella.com )

Tal como le prometí a Pedro Amorós unas horas antes de hacerse público este dossier, aquí le expreso mi opinión. Va a ser muy breve, pero, desde luego, también muy sincera. Breve, porque voy a circunscribirme solo a los aspectos en donde considero que mi aportación puede representar algún interés. Y sincera, porque dado el vínculo emocional y de amistad del resto de las opiniones leídas hasta ahora, considero que no puede existir en ellas una razonable objetividad.

Como expresaba alguien hace poco en mi foro, da la impresión que se está produciendo un “cierra filas” en torno a Pedro Amorós y en la Seip en general. Ello es totalmente comprensible, dudo mucho si será beneficioso. Y no solo es comprensible, sino que creo que quienes han expresado su apoyo incondicional a Pedro han hecho lo que tenían que hacer, así de sencillo. En mi caso, yo hubiera hecho lo mismo de haber tenido que escribir estas líneas hace año y medio perteneciendo por aquel entonces a la Seip.

Ahora bien, si estas manifestaciones públicas de apoyo me parecen correctas, creo que en privado habría que reflexionar con él sobre determinadas cuestiones, y creo que no son pocas. Conozco a Pedro y, siempre bajo mi punto de vista, considero que ha estado sobrepasado por demasiadas adulaciones de quienes están a su alrededor. Ello es el mejor caldo de cultivo para que los seres humanos –todos- alimentemos nuestro ego y perdamos cualquier sentido de la autocrítica, necesaria e indispensable para cualquier persona.

Sinceramente y a pesar de mi ignorancia en temas judiciales considero que Pedro Amorós ha estado pésimamente representado en este juicio. Las pruebas llevadas al tribunal por su parte, las valoro totalmente inconsistentes y algunas hasta poco serias. Creo que al igual que el Consistorio de Bélmez hizo marcha atrás, él tenía que haber hecho lo mismo, todo ello, insisto, razonado desde mi ignorancia –afortunadamente- en temas judiciales. Para mí, que se equivocó, y creo que se equivocará, si continúa con los recursos. Pero los espoleos de “su gente próxima” alimentó, creo, su vanidad y “tiró para adelante...”. A estas alturas, e insisto, todo ello según mi opinión, todavía podemos leer como algunos de “sus próximos” están cuestionando la justicia en este país, sin dejar claro que es lo que hubieran dicho y pensado sobre ella si la sentencia hubiera sido otra.

Entre el Pedro Amorós que ven sus amigos y allegados, y el Pedro Amorós que ven sus enemigos y detractores debe haber un término medio; debe de existir un Pedro Amorós más acorde con la realidad y al cual, creo, conocí yo cuando -y valga la redundancia- no le “conocía ni el Tato”. Pero que cierto es que “es más fácil resistir los embates de la desgracia, que a los halagos de la fortuna"

Desde luego que no puedo olvidar los muchos años de amistad que he compartido con Pedro Amorós. Con él he pasado muchas horas, desde paseando por las calles de Jerusalén hasta empujando un mástil y a punto de matarnos para colocar una antena sobre el Castillo de Alicante. Pero no soy ningún hipócrita y tal vez eso me pierde, voy a ser consecuente con una forma de pensar que he mantenido desde hace un año hasta hoy. No puedo manifestarte mi apoyo cuando considero que tu actitud es equivocada desde un tiempo a esta parte, y para ser más precisos, creo que especialmente desde la “aparición de las nuevas caras”.

Mi afecto, y mis mejores deseos para ti, Bea y Naraya, esos, siempre los tendrás.

Para apoyos y adulaciones ya tienes otros amigos. Desde luego que son más gratas de escuchar, las cosas mal hechas y nuestros defectos no nos gusta a nadie que nos los digan. Y a mí, desde luego, me sucede igual. Por ello, reaccionamos llamando detractor, mal amigo o lo que sea a quien nos las recuerda. Pero luego, cuando nos quedamos en silencio, debemos reflexionar si aquello que se nos ha dicho es cierto. Si así lo consideramos es de inteligentes rectificar. De lo contrario, no hemos dicho nada.

Manuel Capella

Adela

He leído este artículo con esmero y conozco todo lo que se ha centrado en torno a la figura de Pedro Amorós desde las publicaciones y ese ataque que comenzó a sufrir desde hace algún tiempo.

Conocí a Pedro Amorós en circunstancias un tanto extrañas. Quizás él no me recuerde porque de esto hace ya algún tiempo, sin embargo yo si me acuerdo de él, de cómo es y de cómo se comporta.

Voy a intentar expresar mi punto de vista desde la razón más objetiva y valorando quién es Pedro Amorós y lo que creo que ha ocurrido.

Todo comenzó hace ya muchos años, cuando mi marido comenzó a asistir a determinados congresos y reuniones donde se hablaba de la parapsicología y temas similares. Entonces yo le acompañaba y aprendí de ese mundo tan complicado al que se hace alusión tantas veces a lo largo de estas declaraciones. Por ello, puedo entender ciertas cosas que creo que han ocurrido tanto con Pedro Amorós como con la SEIP.

Pedro Amorós comenzó a despuntar hace ya mucho tiempo en el mundo de la parapsicología. Era y es un investigador muy tenaz y muy ilusionado en lo que hacía y lo que sigue haciendo. Es una persona que conoce bien a las personas y sabe lo que decir en el momento más duro que dichas personas están viviendo y lo digo por propia experiencia.

Del Pedro Amorós que yo conozco, sólo puedo decir que: Es humilde, es noble, es sincero y sobre todo está por todos y para todos por encima de él mismo, es capaz de sacrificarse por la verdad y voy a contar una cosa de la que me quedé impresionada para que ustedes vean quien es Pedro:

“Hace ya algún tiempo, tuve problemas en casa. Problemas muy serios y que no podía dar una explicación. De alguna manera pensé que tenía fantasmas en casa y la idea me atormentaba.
En casa, muchas veces las cosas se movían solas. Escuchaba voces en algunos puntos y había hedores muy malos en otros. Cierto día, mientras dormía, noté como una mano sobre mi hombro, ya que duermo de costado, y me desperté sobresaltada. En aquel entonces pude ver como un halo de luz se desvanecía junto a mi.
Decidí irme unos días con mi hermana para ver si esto pasaba. Pero no, cuando regresé de nuevo a casa, aquello seguía allí.

Así pues contacté con una de las revistas del misterio y mi sorpresa fue impresionante cuando pude hablar con el Dr. Jiménez del Oso, si, el mismo y en persona. Uff, no sabía como hablar o decirle, pero le conté mi historia.
Él me dijo con una sarcástica sonrisita que podía hacer dos cosas: O ir a su consulta de psiquiatría ( por supuesto en broma claro) o bien que el caso fuese investigado por un profesional de la parapsicología. Me dijo que él me pondría en contacto con Pedro Amorós puesto que era una persona con la que él mismo creía y tenía confianza ciega.

A la hora y media, recibí un llamada de Pedro Amorós. Yo ya sabía quien era, le conocía por referencias y bueno, no era lo mismo que el Dr. Jiménez del Oso, pero también me impresionó escuchar su débil voz en la que trasmitía sinceridad, seguridad y sobre todo calma.
Se desplazó hasta mi casa que dista desde donde él vive cerca de 300 km y allí vino con su coche, su compañera un compañero ( muy serio ) y unos 100 kg. de extraños aparatos de esos que supongo que se utilizan para grabar psicofonías y detectar cosas raras.
Uff, me hizo mil preguntas y llenó la casa de aparatos y de algunas zonas de polvos de talco... en fin hizo muchas cosas.
Estudió uno por uno todos los fenómenos que me habían ocurrido y recuerdo que anotaba en un pequeño block cosas que siempre me hubiese gustado ver aunque no pude claro.
Se grabaron psicofonías, se hicieron mediciones de lo que el llamó en su informe “campos electromagnéticos” y bueno, no sabría explicar mucho pero si la conclusión de mi caso.
Cuando terminó la investigación ( que duró todo el día ) , me quedé muy contenta con el resultado pues creo que se investigó a fondo mi caso. Pedro Amorós me dijo que prepararía un informe y me lo enviaría por correo. Por supuesto en la despedida le dije lo típico y que creo que es lógico: Cuánto te debo Pedro... y saben, me dijo: Nada, nada, nosotros no cobramos por esto.
Me quedé sorprendida porque quise darle cinco mil pesetas por la gasolina, por lo menos y se negó en rotundo a aceptarlas.

Pero no quedó ahí la cosa... Al poco, recibo una llamada telefónica del compañero con el que había venido Pedro ( no recuerdo el nombre ). Este era una persona muy seria y que hablaba muy poco y me dijo que creía que tenía que ir a hacer unas cosas, unas pruebas y que iba a ir a eliminar lo que había.
Por supuesto que le dije que encantada y así fue. Al poco vino este señor, junto con otro y tras invitarles a comer, comenzaron sus indagaciones. Colocaron un grabador para ver si aparecían psicofonías y el acompañante comenzó a quemar una serie de plantas e inciensos que olían muy bien.
Tras terminar y tener una charla, me dijeron que mi casa estaba completamente llena de malas energías que había que quitar y por ello me dejaron cuatro o cinco plantas de las que habían quemado par que yo procediese de la misma manera.
Y antes de irse me dijeron lo que no me esperaba claro: Bueno, son 50.000 pesetas

Mi cara cambió, se me desfiguró el rostro, porque no tenía ese dinero. En fin, como pude, busque y busqué y pude recoger 40.000 pesetas que pagué billete encima de billete y sinceramente me sentí estafada.

Tras irse comencé a llorar porque me habían engañado y... no podía creer que Pedro Amorós que ni tan siquiera me cogió esas 5.000 pesetas de gastos pudiese haber llevado a semejante estafador a mi casa. Estuve valorando si decírselo a Pedro o no porque sabía que el estafador era su amigo o por lo menos así lo parecía.

Días después me llegó por correo el informe de Pedro Amorós, donde me explicaba que todo se debía a determinados comportamientos de “inducciones eléctricas” que tenían fugas y vibraciones de un aire acondicionado que tenía en una de las estancias.

Los hedores , según su informe, eran producidos por una bajada de nivel e la fosa séptica que estaba afuera de la casa y “cuando la presión atmosférica bajaba, dicho nivel se contraía dejando libre el paso de aire por las cañerías” y así sentía ese tipo de sensaciones de olor.
Las alteraciones de luz y explosiones de bombillas, se debían ( según su informe ) a que el cuadro eléctrico de la casa estaba defectuoso y un tramo de cable de la tirada había que cambiarlo.
Las visiones de fantasmas que yo había tenido, se debía a “un rayo de luz incidente que una luz cercana a la casa hacía en determinadas ocasiones, puesto que había una reflexión de la misma en una lámpara de techo” y esto creaba un efecto luminoso que cuando me incorporaba desaparecía.

Y más desde muchas más cosas. En conclusión, señoras y señores, es que mi caso estaba bien claro y PEDRO TENÍA RAZÓN puesto que llamé a un electricista y a un fontanero y me ratificaron todo, uno por uno todos los detalles que Pedro Amorós me había relatado en su informe.

Al poco tiempo, me decidí a llamara Pedro para decirle que desde que había puesto remedio a lo que él me había dicho pues se había arreglado todo, absolutamente todo. Estaba contentísima porque estuve incluso a punto de vender mi casa, mi hogar por no sufrir aquellos tormentos inexplicados.

Pedro me enseñó una cosa que apuntó en su informe: “que todo puede tener una explicación lógica y había que descartar primero los posibles errores antes de hablar de infestación paranormal”.

Le dije: Pedro, creo que debo contarte algo y si, le conté lo ocurrido con su compañero.

Pedro no podía dar crédito, no sabía que decirme, le noté como se entristecía por segundos y supe que me había equivocado al decírselo. Le pedí disculpas por habérselo dicho y bueno, cuando colgué me puse a llorar porque creo que me equivoqué.

Al día siguiente, Pedro Amorós se plantó en mi casa y en un sobre había 40.000 pesetas. Yo le dije que no, que bajo ningún concepto. Y él me dijo que si no las tomaba, allí mismo las quemaría.

Las cogí, las guardé y ahí conocí quien era Pedro Amorós.”

Habrá cometido errores, pero ¡quién no!. Para saber quién es Pedro Amorós no basta con leer su libro o algún artículo de un insensato periodista. Para saber quién es hay que conocerle a él.

No, Pedro Amorós no es ningún farsante, no es ningún mentiroso, de eso no me cabe duda, es un gran investigador, es noble y es una persona como muy pocos.

En ese mundo en que Pedro se mueve, hay muchos escépticos y de la misma forma que yo y mucha otra gente sabíamos quien era Pedro Amorós, también ellos lo conocían.
En un principio, Pedro era mucho menos conocido y este tipo de personas que insultan por insultar y descalificar tampoco le conocían mucho y no sabían el peligro que Pedro Amorós tenía bajo su poder: Humildad, Honestidad, Sabiduría, Reflexión y sobre todo Honradez y encima su pan, su salario no dependía en absoluto de esto, ¡imagínense!

¡Vaya Bomba! Para el mundo escéptico. Pedro era ¡cómo explicarlo! El líder ideal para cargarse de un plumazo a todo este tipo de personajes que tan solo insultan, denigran, humillan y ensucian la verdadera labor de investigación del mundo esotérico y paranormal.

Cuando Pedro comenzó a hacerse famoso por la radio, la prensa y la tele, además de tener un “don” especial para la comunicación, captaba la atención y la expectación de la gente, de la sociedad de la calle y trasmitía la seguridad necesaria para hacer creer a veces lo increíble por duro que esto parezca, pero Pedro Amorós inspira esa confianza.
Peligro, mucho Peligro corría el mundillo escéptico. Lo que no habían conseguido otros investigadores de hace tiempo, Pedro se lo iba a cargar de raíz.

Quizás me equivoque pero ahí va mi aportación y va por ti Pedro:

Tras una serie de reuniones secretas entre algunos que dicen presidir o dirigir a los grupos escépticos, comentaron en tema en profundidad y desde luego analizaron a la figura de Pedro desde todos los flancos posibles para ver quien era Pedro Amorós y cómo podían hundirle.

Pedro no era un “buque” fácil. La gente creía y cree en lo que dice porque trasmite honestidad en sus palabras y en su forma de ser. Y por eso les iba a costar mucho hundir a semejante destructor que iba cargado con una bomba de relojería y con dirección a la sede principal escéptica.

Pedro, sin saberlo tenía un defecto, un flanco fácil. Ese “Talón de Aquiles” que todas las cosas de mundo tienen. Pues si, Pedro también lo tenía y era: LA INOCENCIA.

Voy a ponerles un ejemplo: Hace algún tiempo, vi un programa de televisión por una de las cadenas de satélite, un documental donde salía Pedro. Investigaba en una casa antigua con todos sus equipos e incluso con algunos compañeros, fue interesante, pero me sorprendió porque No era la voz de Pedro, estaba doblado y me dije: ¡Qué curioso! Presté atención para ver de donde era el programa y bueno, al final salían muchas letras y créditos y todo eso y bajo decía claramente: BBC Productions

Y sí, he visto los descalificativos argumentos de algunos personajes que dicen y afirman hasta la saciedad que Pedro no ha sido nunca colaborador de la BBC y no se, pues vale.

Hace no mucho, vi un programa en Discovery Channel que trataba sobre fenómenos extraños y allí vi a Pedro con sus equipos en su despacho, hablando y exponiendo sus reflexiones, etc... Recuerdo que le vi en dos o tres capítulos hablando de cosas diferentes.

¿Dónde está esa inocencia?. Imagino que para Pedro participar en algunos programas es ser colaborador de Discovery Channel y es probable que así lo dijese o lo diga y sinceramente para mi me vale, me sirve porque Discovery Channel ha confiado en él sus testimonios en el tema y por tanto creo que puede decirlo a viva voz. Que Pedro Amorós esté o no en plantilla de estas productoras no significa que no sea colaborador de las mismas y creo que a todos esto debería de servirnos a todos, sin embargo los escépticos llaman por teléfono a esa productora para preguntar por él... ¡vaya! y luego lo dicen, lo escriben y lo cuentan y claro, Pedro Amorós Miente.

El juego estratégico que el sector escéptico ha llevado con Pedro y sirviéndose del periodista Javier Cavanilles ha sido muy claro. Cavanilles es un señor PAGADO por un diario de reconocido prestigio y fue la punta del iceberg que se veía venir y Pedro tan solo navegaba libre y tranquilamente por el mar hacia un destino que ni siquiera él conocía.

De repente este iceberg da un toque a Pedro y tan solo hay dos o tres rasguños en el casco que rápidamente son reparados por la tripulación de ese buque: “El mundillo que gira en torno a lo paranormal”.

Este hecho, no pasa desapercibido ante la visión asustada del sector escéptico y se dan cuenta de que Pedro Amorós NO se defiende, tan solo se dedica a navegar, NO SE DEFIENDE son las personas que creen en él, quienes le han reparado los rasguños.
Si, señoras y señores, así fue.

El ataque detractor fue muy premeditado, escogiendo sus víctimas y dando cobertura a los que iban a ser sus alfiles de ataque.
Todo se gestó en días, desde que las caras de Bélmez nuevas comenzaron a aparecer en público. Vaya bombazo, todas las cadenas de televisión estaban dando la noticia y Pedro Amorós hablaba y sentaba el fenómeno.
Este era el momento. El periodista Javier Cavanilles fue contactado por ciertas personas que gestaron dicho ataque en tan solo unos días.

El ataque fue claro y preciso: Buscar flaquezas en Pedro Amorós, para restarle prestigio y poder de convicción. Tenemos que hacer que parezca un mentiroso y para ello hay que poner toda la carne en el asador aun falsear cuando no tengamos nada, pero lo más importante es QUITARLE CREDIBILIDAD ENTRE SUS FILAS.

Se organizaron dos reuniones secretas, bueno una de ellas no era secreta, la otra si. Una de ellas era para “engañar” a los propios escépticos y hacerles ver que se iba a tratar de un contraataque, pero la peligrosa fue la secreta, donde se gestaron todo tipo de argucias falsas y detractantes, mentiras creadas, cosas sacadas de contexto y todo un mundo inventado con el propósito de romper las cadenas que soportaban el “mástil” principal que movía el barco de Pedro Amorós: Su Gente, como él las denomina.

Así pues comenzaron a difundirse noticias sin un fondo aparentemente veraz. Si ustedes las leen, se darán cuenta de que todo puede ser rebatido, de hecho Pedro Amorós lo expone punto por punto en sus declaraciones y argumentos en derecho a réplica y con las pruebas bien claras y concisas.
Nada, no tenían nada, tan sólo un simple currículum que aparecía en un libro que él había escrito y FIJENSE, ni siquiera Pedro Amorós lo había confeccionado sino fue su editor como se puede ver en la réplica.

Sin embargo, no la sociedad, porque la sociedad se olvida, sino la gente que giraba en torno a Pedro Amorós , comenzó a pensar que: Uy, podrían tener razón ...

Mientras, Pedro estaba recibiendo BOMBAZOS desde el periódico El Mundo día sí día también y además a: Página Completa con mentiras y falsedades y cosas sacadas de contexto, como bien demuestra Pedro en sus réplicas.

Las páginas web de los escépticos comenzaron a hervir de ataque desprestigiando la imagen y figura de Pedro para conseguir que sus seguidores sencillamente comenzasen a mermar su credibilidad en él.

Una de sus formas era hacerse pasar por personas que creían antes y ahora ya no, con éste planteamiento las demás personas y seguidores de Pedro, se darían cuenta de que son muchos los que ya se han dado cuenta de que Pedro es un mentiroso, sin saber que todo era una FARSA.

A todo esto, los escépticos del frente de combate, comenzaron a trabajar y buscar personajes, y allegados a Pedro que por determinada razón: Envidia o Celos o lo que fuere, se interpondrían a Pedro dando así la imagen de que los más allegados, también abandonan el buque. Ese buque, era la SEIP.

Esto a lo que todos hemos asistido, ha sido el crudo resultado del ataque recibido por Pedro Amorós una persona que sigue siendo como siempre ha sido.

Pedro, espero que esa inocencia no desaparezca nunca, porque tu sencillez, humildad, honestidad y nobleza es lo que te mantiene a flote. No te importe nunca lo que digan o dejen de decir, ya se cansarán. La gente no hemos dejado de creer en ti, y los que lo han hecho, pronto se darán cuenta de que todo ha sido una manipulación y tu eres quien eres y quien siempre has sido.

Tu gente ahora está a tu lado, tus amigos, tu familia ( enhorabuena por esa princesa que tienes ) y todos tus seguidores que te somos fieles y te seguiremos apoyando.
¡ No te desanimes Pedro! , sigue controlando ese buque que vas a buen destino. Nosotros, cubriremos todos los flancos y poco a poco, verás como van llegando refuerzos por las riveras, ten paciencia y no cambies nunca.

Adela

Juanma Gallego ( http://atrezzo.blogspot.com )

Hola Pedro:

En este momento en el que estás desmontando todo la farsa urdida por Cavanilles y sus promotores, te adjunto el texto que en su día publiqué en mi blog por si te resulta de utilidad.


http://atrezzo.blogspot.com/2004/12/el-fraude-de-cavanilles.html

Un saludo y ánimo,

Juanma Galllego

El fraude de Cavanilles

La noticia fue publicada por el diario “El Mundo” el 28 de noviembre. La firmaba el periodista Javier Cavanilles y su titular era contundente: “Las nuevas caras de Bélmez fueron falsificadas por unos 'cazafantasmas' en complicidad con el Ayuntamiento”.

Básicamente Cavanilles afirma en su noticia que Pedro Amorós y la SEIP, junto al Ayuntamiento de Bélmez de la Moraleda, han falsificado las nuevas “teleplastias” aparecidas en Bélmez. Dejando a un lado la idoneidad del término “cazafantasmas”, lo primero que se te ocurre al leer algo así es que cualquiera que se arriesgue a firmar semejante titular debe tener pruebas contundentes y definitivas.

Pues parece que no .

La base de la argumentación que aporta Cavanilles se basa fundamentalmente en las afirmaciones del investigador Francisco Máñez, conocidas desde hace un buen tiempo, quien planteaba que es posible fabricar “teleplastias” a base de aceite y agua.

Lo planteado por Mañez es de sentido común. Es posible fotocopiar a color billetes de 500 euros. Es posible fabricar “pinturas rupestres” a base de hollín y ocre, pero si alguien pretendiera demostrarnos que Altamira es un fraude, pocos tomarían ese argumento con seriedad.

Cavanilles también basa su argumentación en una serie de irregularidades que un fotógrafo mexicano dice haber encontrado en el curriculum de Pedro Amorós, planteando que ni es ingeniero, ni colabora con la BBC, ni con Expediente X. Siguiendo esa lógica tan particular de uno más uno son once, saca su conocida su conclusión: todo es un invento de la SEIP y el Ayuntamiento.

Algunas perlas

Aunque en un principio creí que todo era fruto de su propio desconocimiento, poco a poco voy decantándome por la certeza de que Cavanilles distorsiona conscientemente los hechos.

“Para lograr su objetivo, la alcaldesa de Bélmez ha contado con la ayuda de Pedro Amorós y su SEIP, el ente que fundó el falso ingeniero informático alicantino y en el que jamás se han producido elecciones para elegirle. Además, un pomposo «Comité Internacional de Investigación» decide quién puede ingresar como miembro (previo pago de 30 euros).”

Cavanilles continúa afirmando que “el engaño ha provocado la indignación de la comunidad científica española [- sin aportar ningún dato más- ] e incluso ha motivado un exhaustivo monográfico por parte de la Sociedad Para el Avance del Pensamiento Crítico (integrada por científicos de primera fila), en la que se repasa la historia de este engaño (www.arp-sapc.org).”

Siguiendo el link proporcionado por Cavanilles, vemos cómo funciona esa “Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico”. Así, según su propia web, descubrimos que “para hacerse socio de ARP-SAPC es necesario contar con el aval de dos socios (este "filtrado" es necesario para evitar que se incorporen a la asociación personas que pudieran distorsionar el normal funcionamiento de ARP-SAPC).” Y, quizás esto también escandalice a Cavanilles, se deja bien clarito que “La cuota de socio para el año 2004 es 50,27 EUR”.

Dejo en manos del lector juzgar si ARP está integrada por “científicos de primera fila” ["Relación de socios"].

Mi conclusión es clara. SEIP y ARP-SAPC son dos sociedades privadas que se financian mediante cuotas. Pero la conclusión de Cavanilles parece ser otra.

El berenjenal

Cavanilles ha defendido su tesis en diversos programas que él calificaría de “cazafantasmas”, como La Rosa de los Vientos (Onda Cero), Milenio 3 (Cadena SER) o “La otra dimensión” (Radio Euskadi). Su intervención en el programa “La Rosa de los Vientos” fue clarificadora. Entre otras muchas cosas vino a decir que Amorós es una buena persona, pero que "se mete en unos berenjenales que le vienen muy grande".

Creo que, sin pretenderlo, estaba describiendo su propia situación.

Cavanilles se ha sentido atraído por la posibilidad de publicar una "exclusiva" facilona: acusar de un fraude paranormal sin pruebas. Probablemente pensaba que las cosas iban a ser más fáciles, y que iba a tener su pequeño momento de gloria informativa tras el paseo de rosas que supone “desmontar” un fraude paranormal. Cavanilles, en su pretensión de destapar un fraude, ha cometido otro fraude. Ha acusado a varias personas, con nombres y apellidos, de cometer un engaño . Sin pruebas.

Hablando en plata, parece más bien que Javier Cavanilles se ha “comido el marrón" de hacerle el trabajo sucio a una serie de personajes que generalmente tiran la piedra y esconden la mano.

Probablemente en Bélmez haya uno o varios fraudes. Quien consiga demostrarlo con pruebas fundamentadas y fehacientes se ganará el respeto de muchos y pasará a la pequeña historia de la investigación paranormal. Mientras tanto, personajes de dudosa credibilidad como el tal Cavanilles patalearán entre el fango salpicando a mucha gente sincera y noble mientras los instigadores, escondidos entre la maleza, se ríen del espectáculo.


Fernando Jiménez López ( Biólogo e Investigador y Analista SEIP )

Yo estuve allí.

Acaba el año y es conveniente dejar resueltos cuantos más asuntos pendientes mejor. Y uno de ellos es mi impresión sobre el juicio de Pedro.
Mucho se ha dicho ya en estos meses, tal vez incluso demasiado. Pero por haber sido uno de los protagonistas, creo que tal vez resulte interesante que añada algunas palabras. Tan sólo un par de detalles para reafirmar mi postura ante Belmez, ante la SEIP y, por supuesto, ante Pedro Amorós. Que, vaya por adelantado, es un buen amigo.
Lo que empezó siendo una demanda contra el periodista Javier Cavanilles, por permitirse alegremente acusar a Pedro y a la Alcaldesa de Belmez de organizar un fraude en torno a las “Caras de Belmez” para lucrarse, ha terminando siendo un juicio sobre las propias caras, y sobre el valor de los estudios realizados de las mismas por la SEIP y por otros aficionados a estos temas.

Afortunadamente no tengo ni la más mínima intención de convencer a nadie sobre si las caras de Belmez son un fenómeno paranormal o no. A estas alturas hay suficiente material al respecto para que cualquier persona con una mente crítica y libre de prejuicios se forme su propia opinión, como las investigaciones originales en plena época franquista en las que, recordemos, no se pudo colgar el cartel de “fraude” en la puerta de la casa. Y mira que se intentó a conciencia...

Nos guste o no, los datos, pruebas, testimonios, análisis y demás están ahí, pero desgraciadamente no son concluyentes. Es cierto que hay trazos en el suelo; que se forman incluso cuando la casa está precintada; que éstos conforman rostros y siluetas, y que son tan solo una parte del fenómeno que acontece en Belmez. Se han grabado infinidad de psicofonías, se han efectuado análisis, se han realizado sesiones de espiritismo y hasta he tenido la suerte de poder presenciar en vivo cómo una mesa levitaba en una de esas sesiones. Y aún hoy no sé exactamente lo que sucede allí. ¿Se trata de un suceso paranormal? Es más que probable, y personalmente así lo creo. ¿Hay un origen natural y “racional” al fenómeno? Pues también es posible. El día que podamos dar una explicación sin fisuras –lo que aún no se ha conseguido, y mucho menos por parte de la facción de “racionalistas” que arremete contra el fenómeno-, tendremos por fin la respuesta. Hasta entonces, habrá que seguir investigando.

Hoy se puede creer en la paranormalidad de “las Caras”, o no hacerlo. Y cada cual es libre de otorgar la validez que considere a los trabajos de investigación que se han realizado. Eso es una cosa. Pero decir que todo es un gran montaje de Pedro Amorós es otra muy distinta.

Por lo que conozco a Pedro, me es imposible imaginar siquiera esa posibilidad. No me lo creo, y no me lo han demostrado con ninguna de las justificaciones que han esgrimido los difamadores durante el juicio. Ni de lejos. En mi opinión, cuando un periodista –máxime de un periódico de tirada nacional- lanza una acusación de semejante calibre, ha de tener datos muy sólidos y claros que le apoyen. Y por lo que he visto hasta ahora, eso no es así.

La teoría de que las caras están pintadas con aceite me parece simple, infantil, y desacertada. Y todo el rosario de detalles esgrimidos durante el juicio para tratar de menoscabar la credibilidad de Pedro, no me parecen sino excusas para distraer la atención de lo que realmente se debería haber discutido: que Javier Cavanilles hubiese demostrado que Pedro Amorós falsificó las “caras de Bélmez” para lucrarse. Lo que en ningún momento, si no me equivoco, se hizo en el juicio.

Espero que en las próximas etapas de esta cuestión podamos esclarecer eso de una vez, si es que antes Pedro no decide mandar a paseo a Cavanilles. Y si Javier, como creo, no tiene esas pruebas, que se atenga a las consecuencias.

Fernando Jiménez López

 

Página Anterior